Seguidores

jueves, 28 de mayo de 2009

Estoy Sola...?


Yo se que ha algunos les extrañará esto, pero no sabía qué hacer. Ya arrugué algunos papeles, otros sólo los emborroné, pero es que me es tan difícil hablar, escribir, sobre lo que siento. Demostrar mis sentimientos es algo que siempre me ha costado hacer. Es mi segundo post que empieza con una pregunta, será porque, hoy más que nunca me encuentro llena de dudas, ya sé que esto no es mi diario; sino mi blog, pero igual es inevitable no escribir como me siento (Ya saben que lo único que me relaja es escribir), la verdad ni yo misma sé que tengo.

estoy cansada; cansada de mentir, de fingir, de reír para evitar llorar, cansada que todos crean que soy feliz, que tengo todo para hacerlo, que crean que soy fuerte, la que siempre da consejos, la de las palabritas suaves, la amiga buena onda, la buena hija…Ya estoy harta de aparentar algo que no soy…

Hoy más que nunca me siento sola, cuando al mismo tiempo tengo a muchas personas cerca que dicen quererme, que me hacen saber que siempre que los necesite van a estar allí para mí; y si es así, donde diablos están cuando estoy triste… ¿Dónde?...
Donde están ahora, que me siento hecha una estúpida, pensando que ya no puedo vivir así…

Aunque todo sea medio raro, ahora solo deseo hablar con mi amiguito “PROHIBIDO LEER”, él es, el único, el único que sabe todo sobre mi y; por alguna extraña razón no lo conozco. ¿Donde estas Carlito?...

Estoy cansada que mi felicidad pase por segundos, que después de haber estado haciendo aquello que me hacia feliz, después de eso me sienta más triste…
Hoy como toda niñita mimada me siento la persona mas infeliz del mundo.
No piensen que esta es una carta de suicidio. Amo tanto la vida y todas las cosas que está me permite hacer, que bajo ninguna circunstancia podria atentar contra ella.
A pesar de todo amo vivir, amo estos momentos, donde pueda sentir angustia, dolor, sufrimiento, por todas las cosas que sé, que hice mal.
A pesar de todo, amo reir (Cuando lo hago porque asi lo siento...), amo disfrutar cada momento que me queda siendo joven, amo que me amen... ¿AMO LA VIDA?...

martes, 19 de mayo de 2009

FEMINISTA… ¿YO?

Hace tiempo que no escribo (Bueno solo hace 20 días nada mas…será por eso que me sentía tan mal…en fin), ayer no pude evitar reírme y obviamente quedar sorprendida en mi clase de derecho laboral cuando mi profe dijo (fiel a su estilo…es tan gracioso) que, muy pronto nuestros “Padrastros” de la patria debatirán en el congreso una ley para que los hombres tengan la licencia por paternidad (Permitan reírme de nuevo…jajaj)

Pensé en los aprovechados que son los hombres sobre nuestras necesidades…Se imaginan ustedes mujeres que los hombres tengan un Pre y Post-Natal…Es aquí donde me haré una autocritica y critica para las mujeres (Ósea mis compañeras) que estuvimos allí presente y para todas las mujeres que sé que, al escuchar este “Notición” van a tener la misma actitud… Pero antes necesito tener valor no es fácil admitir una culpa, y mas cuando te dices sentir detractora de estas actitudes y pensamientos de desigualdad; para eso yo bien preparada como siempre, me encuentro alimentando mi ego feminista escuchando la canción de Paulina Rubio “Yo no soy esa mujer que no sale de casa y que pone a tus pies lo mejor de su alma no me convertiré, en el eco de tu voooz… en un rincooooon…Yo no soy esa mujer…esa niña perdida la que firma un papel y te entrega su vida, nunca me veras llorar, aunque sienta deseos mas de una vez…jajaj” y obviamente conversando con mi principal alcahuete, Victoria que, cuando le dije lo que iba a escribir se emociono pensando que como siempre lo iba a ser en defensa de nosotras y una vez mas resaltaría las virtudes y bondades de ser mujer y me dijo “jajaj ya quiero leerlo “ y de pasadita me advierte algo … “Ten cuidado con Leonardo, se las va ha cobrar”, bueno eso no viene al tema… se que algunos hombres tomaran esto como una derrota pero no lo es y sólo sé que debemos admitir errores…

Nosotras las mujeres (incluida yo, por supuesto), nos vivimos quejando de que si los hombres tienen pensamientos o actitudes machistas, estamos tan obsesionadas con la igualdad y los derechos entre ambos sexos que muchas veces defendemos esa igualdad de forma paranoica y con un claro resentimiento sobre todos los años anteriores que muchas colegas nuestras (suena bonito, ¿No?...”Colegas”) han tenido que luchar para alcanzar esa igualdad, díganme ¿Quién nos devuelve todos esos años?, ¿Quién?; donde nosotras teníamos un lugar “privilegiado” detrás del hombre, donde teníamos que llevarle la comidita caliente a la mesa. Ahora nos asusta tanto convertirnos en la mujer detrás del hombre. Hoy, para nosotras, llevarle un simple vaso de agua a un hombre representa mucho más que un simple favor; representa la esclavitud, el sometimiento, la desigualdad.

Vivimos supervisando todos los gestos, acciones. Necesitamos tanto dejar en claro que somos iguales o mejores que ellos con tanta adrenalina y desesperación, que muchas veces caemos en nuestra propia trampa, porque cada vez que nos importa; quien nos abre la puerta o quien paga la cuenta (que por cierto yo particularmente no tengo ningún problema con que ellos paguen. ¡Que gasten!...), nosotras estamos resaltando la diferencia. Y cada vez que la negamos o peor aun la discutimos para defenderla; con eso sólo la hacemos más grande. Probando que sí existe (así somos las mujeres, ¡escandalosas!).

La igualdad no llegará hasta que nosotras nos comportemos como iguales, hasta que olvidemos el estereotipo de “Hombre fuerte; mujer débil”. No tenemos que elegir, ni probar nada; “Ya somos mejores” (jajaj, no puedo evitarlo, siempre se me tiene que escapar alguna frasecita haciendo notar este orgullo desmedido que tengo por haber nacido mujer). No tenemos que odiar la cocina para ser inteligentes, no tenemos que usar tacones (que dicho sea de paso los odio, pero los tengo que usar porque a las justas llego a 1.60 cm.) para sentirnos modernas y deseadas. Somos mujeres, y sabemos que podemos tenerlo todo, por eso que; que nos importa si los hombres quieren tener algunos de nuestros derechos, total en algún momento nosotras también peleamos por tener los suyos.


Ahora diganme...Feminista, ¿Yo?...